La Fábula de Bola de Nieve y Cebolla.

Bola de Nieve y Cebolla eran dos amigas de la infancia. Bola de Nieve siempre fue grande, dura y segura de sí misma. Cebolla, sin embargo, era más pequeña y más frágil. Cebolla miraba a su amiga y sentía mucha envidia, era tan blanca, crecía sin parar y cuanto más aumentaba su tamaño más dura se hacía. Ella, sin embargo era marrón, pequeña y débil.

 

Bola de Nieve nunca lloraba, si se encontraba en su camino una piedra, un palo, o cualquier obstáculo, simplemente se lo comía y seguía caminando, y eso hacía que fuera más y más grande, más y más dura. Sin embargo, Cebolla, lloraba muy fácil, era más blanda y cualquier impedimento para caminar le hacía daño. ¡Cuánto le gustaría ser como su amiga!.

 

Bola de Nieve tenía muchos amigos como ella, de un precioso blanco, grandes y fuertes. Cebolla, tenía pocos amigos y encima ninguno era como ella.

Pasaron los años y Bola de Nieve se hizo mucho más grande. Cebolla seguía más o menos igual. Se había dado cuenta que cada vez que lloraba, se le caía una capa. Ella tenía miedo, ¿hasta cuándo se le caerían las capas?, ¿si se le caían todas algún día, qué pasaría?.

 

Las dos jugaban mucho juntas, les encantaba hacer carreras, aunque Bola de Nieve siempre ganaba, era la más rápida, ya que rodaba con mucha facilidad. Cebolla era más lenta e insegura. Un día, Bola de Nieve cogió mucha velocidad, se iba tragando piedras y palos a su paso, Cebolla iba más despacio, esquivando los obstáculos. Entonces apareció en el camino una gran roca. Cebolla la vio enseguida porque iba más despacio, pero Bola de Nieve no la vio con su gran velocidad para avanzar. Cebolla quiso avisarla pero no le dio tiempo, gritó y gritó, pero su amiga no escuchaba. Bola de Nieve se chocó contra esa roca y, el golpe fue tan fuerte, que estalló en mil pedazos. Salieron disparadas todas las piedras que se había comido, los palos, las hojas.....todos los obstáculos que se había encontrado a lo largo de toda su vida, salieron volando por el aire, y aterrizaron en el suelo, como si nunca hubieran desaparecido del todo.

 

Cebolla lloró por la pérdida de su gran amiga Bola de Nieve. Cuando se repuso, se dio cuenta de que algo había cambiado. Se miró a sí misma, y vio cómo habían desaparecido todas sus capas. Ahora era blanca, ya no era marrón, brillaba. Su corazón estaba limpio y claro. Se sentía bien consigo misma, en paz y, por primera vez en su vida, se sentía libre, fuerte y segura.

 

Josune Vega®

SINOPSIS:

 

¡DESPIERTA! Es mi propia experiencia vivida desde que era una niña. He tenido experiencias "extrañas" a las que nadie me dio una explicación hasta que fui adulta. Siempre me sentí "la rara" de la familia y así me consideraba mi familia. La muerte de mi padre y el nacimiento de mi hijo fueron los desencadenantes de mi propio "despertar". Tuve que estar mal y tocar fondo para coger impulso y renacer como el Ave Fénix. Muchas personas se han identificado con mi propia historia y siguen sintiéndose incomprendidas, por eso me decidí a contarlo todo, para que nadie, absolutamente nadie, se sienta "un bicho raro", porque TODOS SOMOS ESPECIALES.

15,00
IVA incluido
Añadir al carrito

Libro ¡DESPIERTA! + CD de las meditaciones guiadas

Más información >>


Libro ¡DESPIERTA! + CD de las meditaciones guiadas

15,00IVA incluido

Más información >>


5,00
IVA incluido
Añadir al carrito

CD Meditaciones Guiadas del Libro

Las siete Meditaciones Guiadas que aparecen en el libro ¡DESPIERTA! y una más de regalo.

1. Conseguir objetivos.

2. Equilibrar los chakras.

3. Conocer a un Guía.

4. Limpieza y protección de la energía.

5. Sentir un mineral.

6. Recordar una vida pasada.

7. Dormir bien y recordar sueños.

8. Autocuración.

Más información >>


CD Meditaciones Guiadas del Libro

5,00IVA incluido

Las siete Meditaciones Guiadas que aparecen en el libro ¡DESPIERTA! y una más de regalo.

1. Conseguir objetivos.

2. Equilibrar los chakras.

3. Conocer a un Guía.

4. Limpieza y protección de la energía.

5. Sentir un mineral.

6. Recordar una vida pasada.

7. Dormir bien y recordar sueños.

8. Autocuración.


Más información >>